miércoles, 11 de febrero de 2009

EL DESAFIO: FROST-NIXON


La figura de Nixon y los hechos que le llevaron a ser el único presidente de EEUU que presentó su dimisión son un tema jugoso y muy interesante para el cine, el teatro o la literatura.
Si hace años Oliver Stone volcó toda su energía en retratar al hombre que se escondía detrás de las muecas o de las grabaciones, Ron Howard nos muestra como un periodista se propuso lo mismo en unas históricas entrevistas.

El desafío: Frost-Nixon se plantea como un combate de boxeo; de hecho la realización incide en ello presentando los entrenamientos, los previos y el gran combate. Dos adversarios muy diferentes frente a frente, cada uno con sus objetivos, y con algún que otro punto de contacto a pesar de todo.

La película habla de política, de periodismo, pero también de las personas. Frost es un periodista infravalorado por sus colegas por no hacer periodismo serio y que busca el reconocimiento general. Puede verse también la película como una defensa del periodismo de antes, del que busca la entrevista sincera, que los personajes se expliquen y cuenten cosas. Un periodismo que no estaba reñido con el éxito económico, por cierto.
Nixon es el político denigrado, el segundón, nunca querido, que desea precisamente explicarse, dejar de mentir. El retrato de Anthony Hopkins en Nixon era más histriónico pero tenía esas mismas obsesiones.

Ron Howard recoge la obra de teatro y la traslada con soltura a la pantalla de manera casi periodística, a modo de falso documental, pero está claro que su gran baza es ceder todo el protagonismo a sus dos principales actores. Martin Sheen y Frank Langella componen personajes creíbles y protagonizan unos cara a cara muy interesantes.

Tal vez el problema de esta peli sea su corrección, es decir, me parece más interesante sobre el papel que una vez vista, como si le faltara algo de garra. Howard y sus guionistas no juzgan a Nixon o a Frost, intentan mostrarlos sin cargar las tintas, y a lo mejor ahí radica que esta película, a mi juicio, no pase de ser una buena propuesta pero no excelente.

4 comentarios:

rrey dijo...

Esta peli dirigida por Oliver Stone ganaría mucho :)

Sr.Cine dijo...

Pero sería completamente diferente, y tendría que ser un Stone en buena forma.

rrey dijo...

En eso estoy de acuerdo, Oliver Stone tiende a que se le vaya la pinza de vez en cuando :)

Isaac R. dijo...

Sólo me queda por ver "el curioso caso de .." para acabar con las películas oscarizables y Frost/Nixon lo tiene bastante difícil. No acabé de ver el desarrollo de Nixon que le lleva al final y, sobretodo, cierta escena telefónica.
Se queda por encima de Milk y por debajo de Slumdog Millionaire.