sábado, 4 de abril de 2009

LA DUQUESA


Hay un momento en la película en el que el personaje de Ralph Fiennes se queda mirando a los niños que juegan en los jardines ajenos a la tormentosa relación que se vive dentro de la casa y dice: ojala todos fuéramos tan libres.

Viene a ser un resumen de lo que es esta película pero también la mayoría de pelis de época, siempre mostrando como las convenciones pueden convivir con las emociones. La verdad es que si por algo valoramos este tipo de cine es porque puede mostrarnos también elementos, historias, reconocibles en la época actual. Seguro que muchos pensamos eso de quién fuera tan libre o inocente como un niño.

La Duquesa es Keira Knightley y poco más. Bueno, una puesta en escena correcta no exenta de cierto gusto, un reparto ajustado, un guión más o menos convencional… Esta actriz debería empezar a sonar por su talento y ocupar el puesto que merece. Solo hace falta ver como afronta el primer plano y, aunque le empecemos a descubrir sus truquillos, su presencia ilumina y enamora la pantalla.
Junto a él Ralph Fiennes compone al malo de la peli, con un cuidado especial que hace que el personaje no caiga en lo fácil.

Por lo demás, la historia requería un poco más de emoción y seguramente más desarrollo el curioso trío que se forma en un momento de la trama.

No hay comentarios: