lunes, 25 de mayo de 2009

Cannes premia a Michael Haneke


No hubo sorpresas en los grandes premios: "Das weisse Band" ('La Cinta Blanca'), la película de Michael Haneke, partía como favorita de la crítica y recibió la Palma de Oro en una edición de Cannes que también hizo un hueco para el "Anticristo" de Lars Von Trier, pero no para el cine español.

La actriz Isabelle Huppert, presidenta del jurado no tuvo que justificar por qué daba el máximo galardón del festival más prestigioso del mundo a un viejo amigo, un director alemán llamado Michael Haneke que la hizo su musa en "La pianista" y "El tiempo del lobo".

"Das weisse Band", la escalofriante parábola que Haneke ambienta en los meses anteriores al estallido de la Gran Guerra, había ganado ya el premio de la crítica internacional FIPRESCI y partía como favorita para hacerse con la Palma de Oro, una situación que el director había vivido infructuosamente con "La pianista" en 2001 y con "Escondido" en 2005.

"La felicidad es una cosa rara", explicó este retratista de la parte más oscura del hombre, "pero puedo decir que en este momento me siento orgulloso", dijo Haneke al recoger el premio.

Sólo el realizador francés Jacques Audiard parecía capaz de hacerle sombra con "Un prophèt", su aterrador retrato de cómo un adolescente ingresa en la cárcel y acaba convirtiéndose en un carismático criminal. La película se quedó un escalón por debajo de "Das weisse Band" y ganó el gran premio del jurado.

Dos previos ganadores de la Palma de Oro -Quentin Tarantino y Lars von Trier- entraron por sorpresa en el palmarés con dos películas muy discutidas que fueron premiadas por su aspecto más indiscutible: sus excelentes interpretaciones.


Charlotte Gainsbourg definió ella misma su experiencia en la polémica "Anticristo" como la "más intensa, dolorosa y excitante vivida hasta ahora" al recoger el galardón a la mejor actriz del festival.

Por su parte, la irreverente "Inglourious Basterds" tenía como punto fuerte al actor austríaco Christoph Waltz, todo un descubrimiento capaz de fagocitar las irregularidades del filme de Tarantino.

El jurado de esta edición, pese a rendirse a lo evidente en los grandes premios, dio amplio cuartel al cine asiático, que formaba un verdadero lobby en el concurso.

Probablemente el galardón más sorprendente de la noche fue el que recibió el filipino Brillante Mendoza al mejor director, por su hipnótica para unos aburrida para muchos más "Kinatay", un perturbador retrato en tiempo real del secuestro y tortura de una prostituta.

Por su parte, Lou Ye, el cineasta que en 2005 escandalizara al gobierno chino por presentar en Cannes "Summer Palace" sin pasar por el control de la censura, fue recompensado en esta ocasión por "Spring Fever", una historia de amor homosexual rodada en la clandestinidad con ayuda de la coproducción francesa, y ganadora del premio al mejor guión, escrito por Feng Mei.

Además, el coreano Park Chan-wook, que no había convencido a la prensa con su excéntrica visión del mundo vampírico en "Thirst", recibió el premio del jurado, compartido, eso sí, con otra cinta que había dejado los ánimos tibios: "Fish Tank", de la británica Andrea Arnold.

Finalmente, el jurado oficial anunció que, como viene siendo costumbre en los últimos años, había creado un premio especial para la figura de un director por toda su carrera.

Esta vez, el merecedor de tal honor fue Alain Resnais, director que celebra el cincuenta aniversario de su emblemática cinta "Hiroshima mon amour" y que concurrió este año con la brillante comedia "Les herbes folles".

1 comentario:

rrey dijo...

Me alegra muchísimo que Hameke salga premiado. Puede que para algunos sea demasiado "denso" pero a mi me encanta su manera de contar historias y "metértela doblada" sin que te des cuenta.