viernes, 22 de mayo de 2009

NUNCA ES TARDE PARA ENAMORARSE


De vez en cuando va bien una peli como esta Nunca es tarde para enamorarse, una de esas historias bonitas que en este caso tiene el aliciente de presentar una historia de amor, un breve encuentro, entre dos personajes maduros y no dos adolescentes.

La película presenta a un protagonista que vive de componer jingles para anuncios de TV, separado, con una hija que se casa. Viaja a Londres para su boda pero siente que en algún momento perdió su lugar en su familia y en el corazón de su hija. En el aeropuerto se cruza con una mujer soltera que vive a la sombra de su madre y que tampoco encuentra su lugar en las citas que le preparan sus amigas. El azar hace que se encuentren de nuevo y nace allí lo que parece una amistad.

El amor llega cuando uno menos se lo espera si realmente le damos la oportunidad de que entre en nuestra vida, es un poco lo que viene a decir esta peli, sobre últimas oportunidades (nunca hay una última oportunidad si no se quiere así) El trabajo de la pareja protagonista, unos excelentes Dustin Hoffman y Emma Thompson, se beneficia de un guión trabajado que destaca por encima de todo por la manera de presentar las situaciones y unos diálogos creíbles, sentidos, cercanos.

Combinando una historia romántica, un poquito de reflexión vital, una pizca de emoción y amargura, el resultado es una de esas pelis sin pretensiones que resultan de lo más agradable y recomendable.

2 comentarios:

rrey dijo...

¿Sería algo así como una versión madura de "antes del amanecer"? Porque es un poco la sensación que da :)

Este tipo de películas son las que más valoro, las que no te esperas y que hacen poco ruido en cartelera, y que probablemente no pasen a la historia pero cuando las ves te hacen pasar un rato muy agradable solo con diálogos y buenos personajes.

Sr.Cine dijo...

Es un poco Antes dek amanecer en plan maduro, sí, no lo había pensado pero podría serlo.