viernes, 31 de julio de 2009

Lo nuevo de Nacho Vigalondo


Nacho Vigalondo ("Los cronocrímenes") dirigirá la comedia de acción "Gangland" según The Hollywood Reporter.

La historia se centra en un equipo de desarrolladores de vídeo juegos que reciben el encargo de hacer el juego más realista de la Historia, llamado "Gangland," y pronto se encuentran teniendo que sobrevivir a su propia creación.

Pat Healy (TV:"En terapia") escribe el guión y Steve Zaillian (guionista de "La lista de Schindler") produce.


"El cine está en pañales y los videojuegos en una incubadora". Así describe el director, guionista y actor Nacho Vigalondo la situación actual del sector audiovisual y de ocio electrónico en la Campus Party de Valencia.

Le acompañó un amigo, el valenciano Antonio Castelo, quien no dudó el calificarlo como "uno de los mejores cineastas españoles". Pero para saber cómo piensa este director y porqué ha obtenido el favor de crítica y público hay que contextualizar parte de su aún corta trayectoria. Un bagaje cinematográfico breve pero exitoso, al menos a tenor de su palmarés.

Vigalondo es un cántabro que estudió en la Universidad del País Vaco y que comenzó haciendo pequeños cortos de producción propia. Un inicio que describe como "el normal" de cualquier aspirante a director de cine.

Su carrera se encauzó, sin embargo, como guionista a través de los cortometrajes 'Pornografía' y 'Tomar algo por ahí'. Un trabajo que compaginaba con pequeños papeles en anuncios y diversos programas televisivos.

Hasta aquí podríamos hablar de una persona talentosa pero su genialidad y 'salto a la fama' se produce con el corto '7:35 de la mañana'. El modesto proyecto acabó convirtiéndose en candidato al mejor cortometraje en los 'Óscar' de 2004. Un mérito que únicamente otro español había logrado hasta entonces, Juan Carlos Fresnadillo con Esposados en 1997.

Después de su nominación, el camino hacia el largo resultó menos sinuoso. 'Los Cronocrímenes', su primera película, cosechó premios y buenas críticas. Pero admite que en taquilla el proyecto se quedó a medias.

"Sin presupuesto para publicidad o promoción a escala televisiva obtuvo una más que destacable relevancia en internet" pero, sin embargo, esta gran repercusión no se trasladó a los cines.



Por ello, Vigalondo da un mensaje no tan optimista de la Redya que lo plantea como "un sistema en crecimiento que se encuentra en una fase primitiva respecto a sus grandes posibilidades" y sitúa sus límites en la medida que "puede acabar fabricando falsos éxitos y saturaciones".

"En muchas ocasiones provocó la sensación de que había una cantidad de publicidad del proyecto que realmente no había y que acabó convirtiendo al proyecto en un objeto en si", apuntó el director.

La idea entronca con otra que lanzó al auditorio: "¿por qué el público se muestra tan crítico con el cine y no demanda la misma calidad a las historias de los videojuegos?".

Vigalondo quiso dejar claro su posición al respecto y puntualizó que "la industria crea productos técnicamente increíbles pero que son productos de serie Z". No obstante, dejó una puerta abierta a la esperanza aludiendo al hecho de que "el cine está en pañales y los videojuegos en una incubadora". En definitiva, aún pueden y deben evolucionar.

Además, quiso hacer referencia a la influencia de 'las modas' en cualquier ámbito, ya sea en el audiovisual como en el de ocio electrónico, como excusas porque "el espectador de ahora y el de antes es el mismo". "Somos artistas al margen de las modas porque estas mueren y el arte influye más allá del tiempo", sentenció Vigalondo.

1 comentario:

rrey dijo...

A priori tiene muy buena pinta, espero que con más medios pueda desarrollar su potencial, que creo que es bastante prometedor :)