domingo, 30 de agosto de 2009

ANTICRISTO

" Je, je, je... Hola, soy Lars Von trier, el mejor director del mundo"


Lars Von Trier es uno de esos directores (o creadores, según los puristas) que levanta pasiones encontradas. Como dice el tópico, no deja a nadie indiferente con un cine visceral, excesivo, diferente. Le ocurre a este buen señor como a tantos otros creadores/directores, que muchas veces el espectador más escéptico puede tener la fea impresión de que le están tomando el pelo. Y, la verdad, encima que pagas, que se rían de ti no gusta demasiado.

Anticristo se anunciaba como una historia de terror y venía de Cannes precedida por la polémica y el impacto que habían suscitado un par de escenas de la película. Visto lo visto, como siempre la prensa destaca lo que vende. Efectivamente la película no es apta para todos los paladares, tiene esas secuencias “fuertes”, pero no ocupan más que una mínima, ínfima, porción de su metraje. Por lo tanto, valorarla por eso solo me parece inadecuado.

Ahora bien, creo que esas dos secuencias dicen mucho de esta película. Me confieso antes que nada como un seguidor de Lars Von Trier, me gustan las pelis que he visto, unas más y otras menos. Pero Anticristo, vuelvo al principio de este artículo, me parece una tomadura de pelo. Imagino al bueno de Lars sentado en su casa y carcajeándose del público.


Es la historia del dolor emocional y físico que vive una pareja que acaba de perder a su hijo pequeño. Para vencer el miedo se trasladan a una cabaña aislada en el bosque para exorcizar a sus demonios más íntimos.

Lo que ocurre es que, a un servidor, la peli le comienza cayendo mal, con unas imágenes en cámara lenta, un montaje preciosista y pretencioso que comienza a aburrirme. Y la película me sigue aburriendo hasta el final, la encuentro falsa, no me llega nada del dolor de esa pareja, me parece todo tan forzado… E incluso increíble, sobre todo en una parte final demencial.

Al final, las escenitas comentadas, fuera de lugar completamente. Creo que no era necesario nada de eso si lo que quería el director es mostrar el deterioro total de esas personas. Von Trier juega a veces a ser David Lynch pero se le va la mano, como un niño malo que dice: mirad lo que soy capaz de hacer. ¿Pero para qué sirve? Para que algunos llenen periódicos y hablemos de él. Objetivo cumplido amigo. Otra cosa es que tu peli nos interese.

No hay comentarios: