sábado, 22 de agosto de 2009

ENEMIGOS PÚBLICOS


Uno esperaba el estreno de la nueva película de Michael Mann como una especie de oasis en este verano tan pobre en cuanto a buen cine se refiere. Enemigos Públicos se centra en las correrías de John Dillinger, un ladrón de bancos muy famoso durante la época de la Gran Depresión. Su enfrentamiento con las fuerzas del orden y un recién nacido FBI es una de las bases de la historia.

Lamentablemente, Michael Mann nos ofrece un correcto producto, por momentos brillantes a nivel técnico, pero poco más. La historia en sí no es demasiado interesante y el enfrentamiento entre policías y ladrones podía haber dado más de sí. La presencia en el reparto de Depp y Bale se podía haber aprovechado más, es un poco como lo que pasaba con De Niro y Pacino en Heat: solo se encuentran cara a cara una vez.

Tampoco muestra en detalle cómo la gente de la calle admiraba a este gángster que solo robaba a los bancos e intentaba evitar el derramamiento de sangre.

La mejor baza de la peli es como decía su apartado técnico. Ya conocemos el gusto por la imagen de Mann, la utilización de los colores y las texturas capaz de crear imágenes de extraña belleza. En Enemigos Públicos esto ocurre sobre todo en su parte final, con un asalto a una cabaña en la montaña muy vistosa y espectacular. La película se rodó en alta definición pero, al menos a mi juicio, solo consigue deslumbrar en esa parte final.

No hay comentarios: