viernes, 11 de septiembre de 2009

AGALLAS

El mundo del tráfico de droga en Galicia es el telón de fondo ante el que se desarrolla esta historia de ambiciones y engaños. Agallas podría ser como una versión patria de Uno de los nuestros (el joven fascinado por el mundo de poder y lujo de los gángsters) si no fuera porque sus directores no parecen saber bien qué película hacer.

El inicio de la película me resulta bastante lamentable, con Hugo Silva mostrando su caracterización de delincuente de poca monta, un poco a lo Jordi Mollà en La buena estrella. El personaje deja Madrid para llegar a Galicia donde empieza su aventura para trepar en el círculo de confianza del mafioso local, al que presta su habitual prestancia Carmelo Gómez.

Lo que viene a continuación es una mezcla de cine de género y comedia que no siempre acaba de funcionar. Es difícil que el mundo hortera del dinero fácil case con el desarrollo de la historia criminal y ahí es donde la película a mi juicio patina. Se deja ver, tiene algún momento interesante, pero no pasaría del aprobado justito.

Tengo que confesar que pese a mis dudas sobre Hugo Silva el actor no sucumbe ante Carmelo Gómez, lo cual no es poco, algo que debemos valorar.


No hay comentarios: