viernes, 9 de octubre de 2009

SITGES 09. Día 9: El peso del Alma

Quedan ya pocos días para que acabe el Festival, este fin de semana y el lunes, multitud de proyecciones aún en las diversas categorías. Es hora de ir haciendo balance, como siempre subjetivo y personal y basado en lo que he visto, que es una parte mínima de lo que hay. Tras el buen sabor de boca del año pasado, este me parece mediocre, con pelis que están bien pero ninguna extraordinaria, y mucho rollo con pretensiones que no merece estar en un Festival. Otra cosa que habría que mirar es la calidad de los cortos, nefasta, no se de quién serán amigos sus directores.

Pero hablemos de lo visto hoy, una de cal y otra de arena.

Lamentablemente el churro del día pertenece a nuestro cine, Ingrid, presentado en la Sección oficial. Su director, Eduard Cortés, había hecho hasta la fecha pelis que no estaban mal. Hasta ahora.
Ingrid es la historia de una chica un poco rarita, que le gusta la cosa artística, el amor libre, y mira tu por dónde también le va el rollo sado. Un chico bien al que ha dejado la novia se muda a su edificio, quedará sorprendido por ella y su mundo, que le fascina pero no entiende bien.



La peli es un despropósito total y absoluto. Muchas escenas de modernillos divirtiéndose con su musiquita (hay actuaciones en vivo de Russian Red, Love of Lesbian, La Casa Azul, Krakovia, Manos de Topo), sus performances, primeros planos de Ingrid, pero la historia no va a ningún sitio y cuando acaba piensas que te han tomado el pelo a base de bien.



En la rueda de prensa posterior, se ha hablado más de todos los artistas de la escena alternativa vía myspace, deviantArt, fotolog, que aparecen en la peli (escogidos por el director después de descubrir un fotolog por casualidad) que de otra cosa. También se ha comentado el marketing viral que se lleva haciendo desde hace tiempo con el myspace de Ingrid que cuenta con un número sorprendente de seguidores.

Paul Giamatti se interpreta a sí mismo en Cold Souls, una historia con buen punto de partida pero que se estanca un poco.
Bloqueado para interpretar ‘Tío Vania’, Giamatti recurre a una nueva tecnología que permite sustraer el alma de la persona y guardarla en un frasco para poder vivir de manera más ligera y sin angustias.

La película es interesante, divertida en algunos momentos, pero a mi juicio y como apuntaba anteriormente se vuelve algo rutinaria.

No hay comentarios: