sábado, 5 de diciembre de 2009

EL BAILE DE LA VICTORIA

Se supone que cuando uno gana en experiencia, en todas las cosas de la vida, lo que hace lo debería hacer mejor. Esto no es siempre así, ni en la vida, ni mucho menos en el cine como nos demuestran una y otra vez veteranos directores.

Fernando Trueba no sería un recién llegado a este invento llamado Cine pero viendo El Baile de la Victoria lo parece en algunos momentos. Trueba es un ejemplo de que no por mucho hacer cine se hace mejor, como evidencian en mi opinión buena parte de sus películas vistas en los últimos años. Todas o casi todas tienen el mismo mal, no transmiten nada, son correctas a nivel técnico y poco más. Sorprende en el caso de El Baile… que una película tan pero tan discreta haya sido la que España propone al Oscar, especialmente cuando hay una película que es todo lo contrario, pura fuerza: Celda 211.

No se si el problema de la película está en la mezcla de géneros y temas. En principio es la historia de dos ladrones, uno joven con ganas de dar un golpe maestro que le arregle la vida; el otro veterano, con pocas ganas de volver al mundo del robo y que busca su lugar en el mundo que ya casi no reconoce. Los dos se encontrarán con una bailarina muda lo que permite la entrada de otro tema, el de la dictadura y sus secuelas.

Pero la película no funciona desde el primer minuto. Ni emociona ni despierta interés su trama. Incluso a nivel técnico es muy discutible el empleo de determinadas músicas en según que escenas, no me pegan nada, otras escenas provocan directamente vergüenza ajena, y también tiene más de un pero el reparto. El actor joven se hace un poco pesado, lo cual no ayuda a la peli. También es verdad que con Ricardo Darín enfrente palidece cualquiera. Diría sin mucho arriesgar que es lo único bueno de la película.




Género: Drama .
Director: Fernando Trueba
Intérpretes:Abel Ayala, Ariadna Gil, Luis Dubó, Mario Guerra, Miranda Bodenhöfer y Ricardo Darín.
Nacionalidad y año de producción: España
Duración: 127 min.
Fecha de estreno: 27 / 11 / 2009.

1 comentario:

Josemi dijo...

Esto es como los taxistas, que cada vez conducen peor :-D

En realidad, ha pasado y pasa con muchos directores. Me acuerdo de Peckinpah, de Ridley Scott y quizas de Tarantino.