viernes, 11 de diciembre de 2009

Ya hemos visto AVATAR de James Cameron

James Cameron ha tardado nosecuantos años en llevar a buen puerto el viaje de Avatar y revolucionar así el mundo del cine. Así. Tal cual. Después de ver esta película en 3 D ver cualquier otra cinta de acción o fantasía nos parecerá como ver una peli en un vídeo VHS o verla en un Blue-ray en una pantalla de Alta Definición. Y aún así nos quedaremos cortos. Si hubiéramos puesto una cámara en el cine mientras esta mañana veíamos la película seguro que casi todos estábamos con la boca abierta y los ojos abiertos como platos para no perder detalle alguno.



Es complicado expresar con palabras todo lo que uno experimenta viendo Avatar. Todos los detalles, colores, criaturas, objetos, que aparecen en pantalla son un festín extraordinario y sorprendente para el espectador, llevando a las 3 D a su cenit absoluto. Si hasta ahora dudábamos de que esto fuera realmente el cine del siglo XXI, el último recurso para llevar a la gente al cine, Avatar convencerá a los más escépticos por su uso de las 3 D como método para sumergirnos en el mundo de Pandora.

James Cameron no es un simple director de pelis de acción. En sus mejores trabajos ha mostrado sobradamente que puede ofrecer al público lo que quiere sin insultar al espectador. Desde Aliens a Terminator 2, Cameron ha demostrado que su utilización de la tecnología está al servicio de la historia y que no es un mero truco para dejar al público con la boca abierta. En Titanic, su talento permitió que toda la grandeza y tragedia de la historia nos llegara gracias a unos soberbios efectos y a una historia y personajes atractivos. Cameron no es un hombre que nos ofrezca tramas muy novedosas pero las sirve como pocos.



Avatar es en este sentido una continuación lógica de sus trabajos previos. La tecnología que no le permitía llevar adelante sus sueños de mundos mágicos y fantásticos, de criaturas que solo habitan en los sueños, de batallas entre máquinas y hombres nunca vistas, al final ha evolucionado hasta poder ofrecernos este soberbio espectáculo.

La historia, yo diría una puesta al día de La Misión, con ecos de Aliens o incluso de Apocalypto, sigue a un marine en silla de ruedas que viaja a Pandora para infiltrarse con su avatar en la raza indígena. El objetivo no es otro que convencerles para que dejen vía libre a la compañía cuyo único objetivo es diezmar el planeta y conseguir cuanto más dinero mejor. Estamos en una época de agotamiento de los recursos terrestres y como siempre el llamado mundo civilizado no duda en aplastar lo que sea con tal de llenarse el bolsillo. La interacción del marine con el mundo de Pandora y sus criaturas hará que poco a poco vaya cambiando su propósito mientras siente como gracias a su avatar puede desarrollarse plenamente más allá de su silla de ruedas.



Como veis, la historia no es demasiado original. Tanto da. Desde el minuto uno, la tecnología nos sumerge en ese mundo increíble que es Pandora. El ojo humano no verá en un primer visionado los centenares de detalles que hay en cada plano pero quedará rápidamente cautivado y maravillado por ese mundo. Todo este envoltorio sin embargo no sería más que fuego de artificio si no tuviéramos unos personajes bien construidos dentro de su simplicidad. Este desarrollo preciso de los personajes, humanos y avatares, hace que la peli nos llegue a emocionar en más de un momento, o incluso nos haga reír.

Una película así no funcionaría sin esa historia que enganche, que nos motive, y sin que ese mundo y sus pobladores nos parezcan reales. De nuevo, otro diez. Es increíble el nivel de realismo de los Na’Vi, sus expresiones, su movimiento… fascinante, hermoso, increíble. Los animales y criaturas son también perfectos y la selva y los diferentes escenarios, una belleza total. El 3 D usado en Avatar es una maravilla que permite la profundidad nunca vista, el realismo de piel y texturas, los detalles que aparecen de vez en cuando (hojas que vuelan, ramas, cenizas, insectos, unas criaturas que son como espíritus del bosque…)



Las escenas de acción son algo nunca visto: animales, máquinas, humanos, Na’Vi… ¡Qué maravilla! Y lo que es más importante, con una claridad rara de ver en el cine actual, algo a lo cual Cameron nos tiene bien acostumbrados.

Lo dicho. Uno tiene la sensación de haber sido testigo de un cambio importante en la historia del cine. Acabo de ver la primera película del s. XXI obra de un señor director llamado James Cameron que nunca dejó de soñar en mundos más allá de nuestra imaginación.



Género: Ciencia-Ficción .
Director: James Cameron
Intérpretes: Sam Worthington, Sigourney Weaver, Michelle Rodriguez, Zoe Saldana, Giovanni Ribisi, Joel Moore, CCH Pounder, Laz Alonso, Stephen Lang
Nacionalidad y año de producción: EE.UU.
Duración: 162 min.
Fecha de estreno: 18 / 12 / 2009.

4 comentarios:

Roberto Pastor dijo...

Sr. Cine, acaba usted de conseguir que me muerda las uñas hasta el próximo fin de semana, que será cuando pueda acudir a mi cine más cercano para poder disfrutar este potencial peliculón.

Lo de verla en 3D es otra historia, ¿tanto merece la pena?

MrPix3l dijo...

Mira que siempre he tenido FE en Cameron (Es mi director favorito por haber echo Aliens y terminator 2, y que coño, Abyss que de pequeño no me gustaba, y ahora me encanta).

El caso, es que han empezado ha salir reviews de la película, y me decía, seguro que está bien, pero no me puedo fiar de todas estas páginas americanas, puede ser mera publicidad...

PERO, y lo pongo con mayusculas, si vosotros, que poníais a parir el 3D (y yo que me decía, esperad a ver Avatar, y luego hablamos... ) decís que es la poya, entonces, es que la pelí, realmente es la poya, y Cameron os ha echo un ZAS en toda la boca. XD

Un Saludo, y que suerte que hayais podido ver ya la película!

Sr.Cine dijo...

Vale mucho la pena verla en 3D, y no se hace cansina ni molesta. Yo estoy en contra de las 3 D tontas que no tienen mucho sentido más allá de sorprender en algún nmomento cn golpes de efecto (tirando cosas a cámara, por ejemplo)

Sr.Sömmer dijo...

Totalmente de acuerdo con el post del Sr.Cine...tengo la sensación de haber sido testigo de un paso de gigante en el mundo del cine, a la altura del paso del blanco y negro al color o del mudo al sonoro.
Pero por mucho que se intente explicar, es algo que hay que ver para creer.