lunes, 22 de febrero de 2010

EN TIERRA HOSTIL triunfa en los premios BAFTA


En tierra hostil, la cinta de Kathryn Bigelow que muestra el trabajo de una brigada estadounidense de desactivación de explosivos en Irak, se ha alzado como mejor película del año en los premios Bafta de la Academia de Cine y Televisión británica, entregados anoche en la Royal Opera House de Londres. El filme se impuso así a la otra gran favorita, la taquillera Avatar, de James Cameron, que además perdió en la categoría de mejor director en favor de la que fue su esposa, la propia Bigelow.

En tierra hostil obtuvo también los premios al mejor sonido, montaje, fotografía y guión original, con lo que se lleva un total de seis de los ocho galardones a los que optaba, los mismos que Avatar, que sólo logró dos (diseño de producción y efectos especiales). La rivalidad entre ambas cintas se revivirá en los Oscar el próximo 7 de marzo, donde de nuevo compiten con el mismo número de candidaturas (nueve). Se prevé una reñida batalla, después de que Cameron se impusiera, antes de los Bafta, en la última edición de los Globos de Oro y Bigelow lo hiciera en los premios de la crítica estadounidense y en los Satélites de Oro.


El galardón al mejor actor protagonista fue para Colin Firth por su papel en Un hombre soltero, debut como director de cine del diseñador de moda estadounidense Tom Ford. Firth no lo tenía fácil, pues de frente tenía a George Clooney (Up in the air), Jeff Bridges (Corazón rebelde), Jeremy Renner (En tierra hostil) y Andy Serkis (Sexo, drogas y rock and roll).

La actriz británica Carey Mulligan, que es también candidata al Oscar, recibió el premio de la mejor actriz por su trabajo en An Education, con el que competía frente a Meryl Streep (Julia y Julia), Saoirse Ronan (The lovely bones), Gabourey Sidibe (Precious) y Audrey Tatou (Coco Chanel). An Education, de Lone Scherfig, fue, pese al premio a su principal intérprete femenina, otra de las perdedoras de la noche, ya que era candidata, igual que Avatar y En tierra hostil, en ocho categorías y sólo se llevó una.

El galardón al mejor actor de reparto fue para Christoph Waltz por Malditos bastardos, de Quentin Tarantino, que aspiraba a su vez a seis premios, entre ellos el de mejor director y mejor guión original. En la categoría femenina, Mo'nique se impuso por su papel en Precious a Kristin Scott Thomas y a las dos compañeras de reparto de Clooney en Up in the air, Vera Farmiga y Anna Kendrick.

En la categoría de mejor película extranjera, el español Pedro Almodóvar no pudo con el francés Jacques Audiard, cuyo filme Un profeta se ha impuesto también sobre la que todos daban por favorita, La cinta blanca, del alemán Michael Haneke.

El Premio de Honor correspondió este año a la veterana Vanessa Redgrave, una de las más destacadas actrices de cine y teatro del Reino Unido, que ganó en 1977 el Oscar a la mejor intérprete femenina de reparto por Julia, además de haber sido candidata en otras cinco ocasiones a la estatuilla de Hollywood por los filmes Morgan, un caso clínico, Isadora, María, reina de Escocia, Las bostonianas y Regreso a Howard's End.

El galardón se lo entregó el príncipe Guillermo de Inglaterra en su primer acto oficial como nuevo presidente de la Academia del Cine británico, que acaba de tomar el relevo del cineasta Richard Attenborough siguiendo los pasos de su abuelo el duque de Edimburgo, que en 1959 se convirtió en primer presidente de la institución.

No hay comentarios: