viernes, 26 de febrero de 2010

UN HOMBRE SOLTERO

El diseñador Tom Ford ha osado convertirse también en director de cine despertando las críticas de los más fundamentalistas que básicamente han destacado (para mal) su película por su esteticismo. Parece ser que nos olvidamos que el gusto por la imagen, el cuidado por el encuadre, la música, no es exclusivo de Ford; fácilmente podemos encontrar un puñado de directores y películas que responden a esta descripción.

El Cine tiene como una de sus armas la imagen y no me parece mal que un hombre que vive de esto haya puesto en su primera películas estos elementos como protagonistas. Creo que si la historia que Ford quisiera contar fuera diferente habría optado por otro enfoque estético pero en este caso, la historia de un profesor homosexual que intenta superar la muerte de su compañero, creo que es el adecuado en consonancia con el carácter del personaje que interpreta con su talento habitual Colin Firth.

Un hombre soltero (o un hombre solo, que tal vez sería una traducción más acertada) es una de esas películas en las que pasan pocas cosas (o muchas, según se mire, pues se nos cuenta mucho a través de flashbacks, miradas, gestos) Es una película en la que entras o no, en la que te seduce o no el protagonista, las imágenes, los detalles en los que se recrea el profesor, la banda sonora. Si quedas fuera de ese juego o lo ves como algo excesivamente artificioso (admitamos que en algún momento puede parecernos forzada esa estética de anuncio tipo Mad Men) la película no funcionará.

En mi caso admito que en algún momento me salí un poco de la historia, dejó de interesarme, pero en conjunto me mantuvo atento, interesado, sorprendido, maravillado con ciertos detalles y momentos y sobre todo entendiendo muchas de las cosas que vive y siente el protagonista.



Título: Un hombre soltero
Título Original: A Single Man
Año: 2009
Género: Drama
Director: Tom Ford
Intérpretes: Colin Firth, Julianne Moore y Matthew Goode
Duración: 99

No hay comentarios: