sábado, 27 de marzo de 2010

BROTHERS

“Los únicos que ven el final de la guerra son los muertos”. Esta frase, usada hasta la saciedad en multitud de relatos de la guerra y sus consecuencias, es una de las enseñanzas que podemos sacar de esta película, en absoluto original, bien interpretada en líneas generales, que pasará sin pena ni gloria por los cines.

Un soldado que vive tranquilo con su familia es enviado a Afganistán y un buen día sufre un ataque y es dado por muerto. Su hermano intenta ayudar a su mujer e hijas intentado recuperarse de los problemas en los que se ha metido y que han hecho pase por la cárcel una temporada. ¿Qué pasa? ¡Oh, sorpresa! El marido regresará de entre los muertos un poco trastornado y tendrá que buscar su lugar en el mundo más allá del combate y soportando su propia carga, la de los recuerdos dramáticos que se lleva consigo de la contienda bélica.

Como veis, el argumento está un poco visto, la historia del soldado incapaz de adaptarse a la vida normal no es nueva, sin ir más lejos lo vemos en el protagonista de En tierra hostil, de manera un poco diferente claro. La película, aunque cuenta con el oficio de Jim Sheridan (En el nombre del padre) y el buen hacer de Natalie Portman y Jake Gyllenhaal, que hacen que la peli se deje ver, simplemente, tiene un gran problema: Tobey Maguire. El actor es un catálogo de las peores “caras de loco” que hemos visto en el cine y hace que te distancies completamente de su drama a causa de sus excesos. Seguramente con otro actor protagonista el resultado de la película sería mucho mejor.

No hay comentarios: