martes, 16 de marzo de 2010

CRAZY HEART


Los grandes actores son aquellos que hacen que olvidemos que están interpretando y consiguen que creamos que son el personaje. A Jeff Bridges le hemos visto muy buenas interpretaciones pero también otras más rutinarias, como cualquier gran actor suponemos obligado a aceptar según que trabajo para tirar adelante. El personaje de Cray Heart parece hecho a su medida y le ha reportado un Oscar. Su elección, como actor y productor, ha sido muy buena en cuanto a premios y reconocimiento.

La película, a priori, podría no tener más que eso, una gran interpretación de Bridges en una historia mil veces vista con lo que un servidor fue ayer a verla con pocas esperanzas. Y, como pasa pocas veces, me sorprendió gratamente el resultado. Es verdad que la historia no es original, una vieja gloria que malvive en garitos de mala muerte y que se encamina al declive a trago limpio, pero aunque siempre bordea el tópico consigue sortearlo bastante bien en más de un momento.

El protagonista no vive atormentado por su suerte, más bien se conforma con ella y disfruta cuanto puede y a su modo. Solo cuando en su vida se cruza otra persona se plantea otras cosas pero aún en esta relación la peli tiene cierta originalidad.

El gran logro de Jeff Bridges es que consigue que este personaje nos conmueva en su patetismo pero también, cuando sube al escenario o compone, nos contagia de su grandeza, la del viejo cantante que se resiste a desaparecer. Tan pronto lo vemos derrotado como brillante encima de un escenario y eso es mérito del actor, capaz de una gama de sensaciones variada y sutil, sin hacer el numerito.

Además, la película está bien rodad, entretiene y se sigue bien durante sus casi dos horas, los números musicales están rodados con efectividad y el resto del reparto también está a la altura, con Robert Duvall, Colin Farrell y Maggie Gyllenhaal.

No hay comentarios: