domingo, 21 de marzo de 2010

LOS HOMBRES QUE MIRABAN FIJAMENTE A LAS CABRAS

Hay películas que se construyen a partir de una idea divertida o interesante, que consiguen que actores y productores se suman al proyecto aunque se vea a la legua que el resultado en pantalla no pasará de olvidable. No entiendo que exista una película como esta más allá de cómo una juerga de amiguetes que un buen día deciden hacer una peliculilla.

Los hombres que miraban fijamente a las cabras es una de las películas más tontas e insustanciales que yo he visto últimamente. Se supone que es una comedia pero en realidad tampoco contiene excesivos momentos graciosos, o al menos a mi no me parece nada divertido lo que cuenta. No penséis que vais a ver una sucesión de gags, no es así.
Es la historia de un periodista que entra en contacto con unos militares que se dedicaron a potenciar los poderes mentales de cara a someter al enemigo sin utilizar más armas que las de la mente. En su camino conocerá también al creador del grupo, un militar metido a hippie después de sufrir un percance en la guerra de Vietnam.

Da un poco de pena ver a actores tan magníficos metidos en este embrollo, que no sabes en ningún momento a dónde va o qué nos quiere contar exactamente. La película, pasados 15 minutos aburre sobremanera y no parece avanzar nunca y uno desea que su hora y media de duración acabe lo antes posible. Una película tan olvidable como aburrida.

1 comentario:

rrey dijo...

Pues a mi me ha divertido bastante y me ha hecho reir mucho... aunque tambien es cierto que con el reparto que tiene esperaba un desarrollo del argumento con algo más de sustancia, están desaprovechados. Pero a pesar de eso desde luego no me aburrió en ningún momento.