sábado, 1 de mayo de 2010

FANTÁSTICO SR. FOX


Wes Anderson es uno de esos directores que o amas o detestas. Es difícil que alguien que haya visto sus películas se quede indiferente ante su cine. ¿Anderson filma comedias dramáticas o dramas con toques de humor? Empezando por esta duda, su cine provoca perplejidad. Su última película (supongo que se podría hacer un libro que explicara como consiguió financiación) es aún más arriesgada y extraña que sus anteriores. Por primera vez se trata de una peli de animación fotograma a fotograma con muñequitos y basada en un relato de Roald Dahl. Cuenta con un impresionante reparto de dobladores en su versión original y una cuidada banda sonora pero aún así no sería una producción para el gran público.

Y la verdad es que sería una lástima que esta propuesta genial, divertida, poética, marciana, pasara desapercibida. Es una de las películas más estimulantes y sorprendentes que yo he visto, una pequeña joya, una maravilla que te deja descolocado casi en cada uno de sus planos. Anderson, aunque haya empleado una técnica diferente, en el fondo está contando las historias que siempre le han interesado. Es muy sencillo reconocer en los protagonistas animados a los personajes que suelen asomarse a su cine, casi parece que la historia está hecha para él. Donde otros directores hubieran puesto sombras, Anderson nos ha regalado una obra luminosa en la que sobresalen esos actores metidos a dobladores que acaban dando vida de forma perfecta a los personajillos que pueblan la historia.

El cine es muy subjetivo y con esta peli posiblemente aún más. Me parece una película a recomendar a todo el mundo, seguramente les sorprenderá al principio o les parecerá algo raro pero luego creo que si se meten en la historia disfrutarán enormemente.

La película nos demuestra que a un auténtico creador tanto le dan los materiales que se le den, siempre se notará su sello, siempre nos contará las cosas tal y como las ve.

No hay comentarios: