viernes, 6 de agosto de 2010

ORIGEN


Christopher Nolan tiene un mérito indiscutible: ha conseguido crear éxitos de público a partir de películas que pueden calificarse de cualquier manera menos de fáciles. Ni siquiera en sus títulos a priori más populares (Batman Begins y El Caballero Oscuro) este director ha adoptado los modos de lo que debe ser un título taquillero según el esquema de Hollywood, es decir, una historia con mucho ruido y que no haga pensar mucho.

Origen es un paso más allá, radical, en el cine de Nolan. Viene precedida de un ruido mediático excepcional que la califica como la mejor película del año sin rubor, que alaba su construcción y su guión. Estrenada en una época de títulos bastante lamentables también se ha convertido en la salvación del cinéfilo, la dosis necesaria de algo que no sean pelis de acción de usar y tirar. Acudo al cine el día de su estreno en España y se palpa ese ambiente de acontecimiento que hacía tiempo que no se vivía. El público, aparentemente, tiene ganas de buen cine y la película se lo da a tenor del aplauso final de la sala.

¿Qué ofrece Origen? ¿Es realmente lo nunca visto, la obra maestra definitiva? Como siempre, no debemos fiarnos de las apariencias. No cabe duda de que a nivel visual el trabajo realizado es fascinante, impactante, hipnótico, aunque recuerde a otros títulos como la saga Matrix o Dark City. El reparto realiza un trabajo eficaz si bien tampoco lo calificaría de brillante. No dejan de ser elementos secundarios, piezas de ajedrez en este juego que el director y guionista nos propone.

Origen es una buena película, muy buena, pocos estarán en desacuerdo con esta calificación, pero a un servidor no le parece en absoluto la maravilla total de la que nos han hablado. Nolan se esfuerza demasiado por rizar el rizo, por destacarse del resto de películas, por mostrarnos que sabe apabullar al espectador con una parte final con acciones alternativas de ritmo endiablado. Pero ese es a mi juicio su mayor error, no dar respiro al espectador, saturarle de imágenes, de información, de sensaciones.

Leonardo Di Caprio encarna a un ladrón un poquito diferente. Su trabajo es infiltrarse en la mente de sus victimas mientras duermen. Un buen día le encargan un atípico trabajo. En lugar de robar un recuerdo deberá implantar una idea en la mente del objetivo. A cambio podrá reunirse con sus hijos y redimirse.

Este es el punto de partida de la película. A partir de aquí Nolan nos va desvelando el mundo en el que nos moveremos en el que la diferencia entre sueño y realidad es tan simple como el giro de una peonza o el peso de un dado trucado. Nos pone sobre aviso de que lo que veremos en muchos momentos de la película no es más que imaginación, proyecciones, recuerdos. Es dentro de la mente, en el mundo onírico donde se libran las mayores batallas de la película: por un lado, la excusa, la historia de ese gran truco final que llevará a estos ladrones especiales hasta su propósito; por el otro, la propia trayectoria personal del protagonista.

No tengáis miedo de no entender la película, resulta comprensible si se presta atención, algo que parece un extra en el cine de hoy en día.

5 comentarios:

Plaer dijo...

Hola Sr Cine! Estoy contigo, mejor no tener expectativas de que se va a ver la película definitiva. Hay que ir al cine y dejarse llevar por la historia.
Quizás es cierto que el ritmo de la peli apabulla al espectador sin descanso, pero algo me dice que si la hubiese esponjado más se le habría acusado de tener bajones de ritmo.
No sé, como espectadora de a pie, me quedo con una muy buena sensación y unas horas de disfrute en el cine.

Anónimo dijo...

Yo he ido al cine con las expectativas muy hinchadas y al final ha sido una decepción total.

El ritmo: fatal. La acción está muy mal puesta... como de relleno.

Los actores: faltos de emotividad(salvo los dos principales).

La historia: pues compleja pero tonta. Tenían que haber buscado una misión algo más épica.

Los efectos: bien.

La música: bien, pero un poco cargante a veces.

Pues eso, que no me ha gustado especialmente. Chuuusta !

Tiex dijo...

Acabo de llegar de verla ahora mismo, después de dos horas y media de buen cine. Si bien estoy de acuerdo de que no se trata la película definitiva, si se trata de una muy buena película. Con el sello de calidad Nolan, para mi es de la poca gente que hace cine hoy en dia, que solo el sabe dar.

Muy buen cine, que te hace pensar después de ver la película y que te deja un buen sabor en todos los sentidos.

Totalmente recomendable.

matius dijo...

Pues a mi que me expliquen cual es ese gran contenido que te hace pensar de esta cinta.

Es una cinta que no lleva a ningún lado, ni es original, es una mezcla de The Thirteenth Floor, Matrix y Dark City, Nirvana, etcétera, para variar unidimensional y "mala ciencia".

Esta bien, pero nada más que un entretenimiento pasajero y nada imprescindible.

Anónimo dijo...

SPOILER SPOILER
¿es el origen de Cobb? ¿ Mall tenía razón y se suicidó para salir del sueño e intenta que Cobb salga con ella?