martes, 7 de septiembre de 2010

LOPE

Tras un verano lamentable en cuanto a cine español se refiere (me cuesta incluso recordar algún título estrenado), la temporada arranca con una gran producción muy publicitada por sus coproductores televisivos. Lope navega entre la aventura sórdida a lo Alatriste, las piruetas de la serie Águila Roja, las inventivas de Cyrano de Bergerac y las cuitas amorosas de un Shakespeare enamorado.

¿Qué es lo que surge de esta mezcla? Pues una película descompensada, que se deja ver, pero que no emociona ni transmite nada. La grandeza de Lope de Vega solo se apunta en alguna que otra escena, como el interesante debate sobre el teatro canónico que establece el protagonista con Juan Diego, mientras que en el resto de la película se convierte más en una especie de Cyrano, un tipo con gran invención para soltar unos versillos en cualquier situación.

La historia de amor es también bastante tópica y no emociona en ningún momento. Como es habitual en nuestro cine no faltan escenas de sexo pero que encuentro extraordinariamente mal filmadas. Por el contrario, las escenas de acción sí revelan una buena realización hasta el punto que uno echa en falta más peleas que animen un poquito la función.

A nivel de ambientación la producción da el pego y el reparto tampoco es que haga su mejor interpretación. En concreto su galardonado protagonista creo que no acaba de encontrar en tono del personaje, un poco como le pasa a la película que a lo mejor en forma de miniserie hubiera funcionado mejor.

1 comentario:

Josemi dijo...

Por lo menos no hablan de la guerra civil.. ¿o no?