martes, 7 de septiembre de 2010

PHILIP MORRIS, ¡TE QUIERO!

Los actores que se dedican al difícil arte de la comedia parecen empeñados en demostrarnos que también pueden hacer grandes papeles dramáticos. Desde Chaplin hasta Robin Williams, estos actores han conseguido mostrarnos que, más allá de su talento para hacernos reír, también hay un gran potencial dramático.

Otros actores tradicionalmente asociados a películas ligeras se han esforzado por mostrar que están llamados a cosas más importantes que la habitual peli para pasar el rato que hasta la fecha les daba de comer. Jim Carrey ya ha tenido sus oportunidades, que en mi opinión ha salvado con buena nota en general pero esta vez ha ido un poquito más allá hasta el punto que el estreno americano de I love you Philip Morris se ha retrasado considerablemente, a lo que no es ajeno supongo que los dos protagonistas sean homosexuales.

La película, basada se dice en una historia real, no es la comedia loca que vende su tráiler. Es un producto irregular, bastante áspero, que parece un poco instalada en tierra de nadie, pero que se deja ver gracias al buen trabajo de su reparto (aunque McGregor esté un poco en plan loca) y la puesta en escena de las trampas que el protagonista idea para crearse diversas identidades.

No hay comentarios: