sábado, 9 de octubre de 2010

SITGES 2010 :: Día 3- Sabe más el Diablo por viejo...

Desde El exorcista las películas de posesiones infernales son todas más o menos lo mismo. Afortunadamente de vez en cuando surge alguna propuesta un tanto novedosa sobre un tema tan manido como este.

The Last Exorcism no es que sea excesivamente original, es más, adopta algún elemento de películas de terror reciente pero al menos ofrece una mirada con cierta frescura al tema de las posesiones. Como si fuera un documental, la historia sigue a un pastor que un buen día descubrió el poder que desde el púlpito tenía para intentar que la gente fuera menos infeliz. Una de sus actividades consiste en realizar exorcismos de opereta evitando así malos mayores por parte de fanáticos que sí creen en demonios y posesiones. Un buen día se encamina a un nuevo caso en la América profunda sin sospechar que este pondrá a prueba sus creencias.

La película se sigue con notable interés gracias a la técnica del falso documento pero también por el trabajo del reparto que logra dar verosimilitud a los personajes. El actor protagonista otorga una simpatía y un cinismo al personaje del exorcista que lo hacen más cercano. La parte digamos terrorífica o más clásica consigue su efecto mientras que la parte más de ambiente también pone sobre la mesa el peligro del fanatismo, sea cual sea su color. Si le ponemos algún pero tal vez sería la parte final, no excesivamente bien resuelta de acuerdo con el resto de la película.



Esta tarde tendrá lugar la Zombie walk con la que las calles de Sitges se llenarán de un montón de muertos vivientes ávidos de cerebros y vísceras.



Y esta noche Vincent Cassel recibirá uno de los premios de Honor, aún no se sabe bien por qué. Pero lo fuerte fuerte ha sido hace un rato: uno de los chavales de Crepúsculo ha venido a Sitges a presentar los DVD de Crepúsculo. Increíble.

No hay comentarios: