martes, 12 de octubre de 2010

SITGES 2010 :: Día 6- El camino de la espada

Tres películas, tres, ha visto un servidor hoy desafiando a la tempestad que se ha desatado sobre Catalunya. Bueno, a lo mejor soy un poco dramático y no es para tanto, hay tipos que ven más pelis en Sitges, otra cosa es el estado lamentable en el que las ven (hablo de cansancio, no penséis mal).

A pesar del tiempo, esta mañana en el Auditori había una gran cola para ver la nueva película de Takashi Miike, uno de los directores más queridos por el publico y la organización de este festival. Recuerdo haber visto una peli suya aquí y que no me gustó así que no soy precisamente un fan de Miike. Debo confesar que la película, 13 Assassins, me ha sorprendido gratamente.

Con sobriedad y clasicismo Miike nos ofrece una típica historia de samurai unidos para librar al pueblo de un tirano local. Con valor y honor se enfrentarán a todo un ejército que les supera en número. La película se sigue con interés desde el primer momento, te enganchan sus personajes y sus diálogos, hasta su espectacular final, una batalla épica rodada de forma magnífica.



La siguiente película también ha sido en cierta forma sorpresa. No esperaba nada de ella y me he encontrado una cinta de aventuras medievales bien hecha, entretenida y con algunos apuntes sobre las religiones y los cultos interesantes. Black Death es la historia de un grupo de soldados acompañados de un novicio que marchan hacia una aldea apartada que parece haberse librado de la peste gracias a la magia negra.



Por último, máxima expectación para la vuelta de Takeshi Kitano al cine de yakuzas con Outrage. A mi me ha decepcionado por aburrida, reiterativa y violenta sin sentido. Viene a contarnos las perrerías que se hacen las diferentes familias de yakuzas entre ellos para hacerse con el poder. No me ha interesado nada. Ni sus personajes planos a matar ni su historia alargada como un chicle. Y mucho menos la violencia excesiva que, cómo no, Sitges ha aplaudido a rabiar.

No hay comentarios: