jueves, 14 de octubre de 2010

SITGES 2010 :: Día 8- Querido monstruo

El festival se acaba y no he visto ninguna película extraordinaria, alguna muy buena, pero ninguna que perdure. Hoy tocan dos películas, dos buenas pelis, menos mal, he acertado con la elección. Eso sí, me he ahorrado la enésima película escándalo, A serbian film, que dicen es de lo mejorcito para depravados.

El director de La Ola se acerca ahora al tema de los vampiros, mejor dicho vampiresas, con Somos la noche. Es una historia no demasiado original (una vampira experta cree encontrar en una chica joven la reencarnación de un antiguo amor y la convierte) pero está bien rodada e interpretada. Funciona, sin más, con algunos momentos de gran energía especialmente cuando las protagonistas se lanzan a la noche berlinesa a disfrutar de su condición.



La siguiente película tiene algunas similitudes con District 9 pero se los monstruos extraterrestres son la excusa, el fondo, para una historia de amor, un breve encuentro entre un fotógrafo y la chica a la que su jefe encarga traer de vuelta a casa. Todo esto en una zona contaminada, entre EEUU y Méjico, donde habitan los aliens venidos de no se sabe dónde.



En Monsters, curiosamente Monstruos no hay muchos, aviso, cuando salen están bien resueltos, la filmación es correcta, y la peli realmente podía dar más de sí pero no está mal.


La ración de premios se la ha llevado Julie y Roger Corman, María honorífica. Nacido en 1926 en Detroit, Roger William Corman empezó a trabajar como mensajero de la Fox. Después de estar durante un año por Europa volvió a Estados Unidos para convertirse en guionista y productor. Horrorizado por el resultado de sus guiones plasmados en la pantalla decidió tomar las riendas de su trabajo y comenzó a autoproducirse sus propias películas. Así, Roger Corman se convirtió en el padrino de toda una generación de actores y cineastas que construyeron un nuevo modelo de Hollywood a principios de los setenta. Como productor cuenta con más de 300 películas. Como director es autor de títulos tan emblemáticos del fantástico como La caída de la casa Usher, La pequeña tienda de los horrores o La máscara de la muerte roja. El premio es compartido con Julie Corman, su mujer, compañera de aventuras y productora de buena parte de la filmografía de su marido.

Y mañana veremos qué han hecho los americanos con esa maravilla llamada Déjame Entrar. ¿El remake de Matt Reeves resistirá las comparaciones?

No hay comentarios: