viernes, 15 de octubre de 2010

SITGES 2010 :: Día 9- Mordiscos peligrosos

Ahora sí que de verdad el festival toca a su fin, al menos para este cronista que mañana pasará olímpicamente de la película de clausura. La firma el gran director de Repo The genetic opera así que la consideró completamente prescindible. Las comparaciones siempre son odiosas, el año pasado el festival cerró con la magnífica The Road. Precisamente eso es lo que he echado de menos en esta edición: grandes películas que puedan tener más vida fuera de un festival. A mi juicio no las ha habido.

Una de esas películas mágicas del año pasado fue la sueca Let the right one in, aquí llamada Déjame Entrar. Se estrena la semana que viene la nueva versión dirigida por Matt Reeves (Cloverfield) pero hoy la hemos visto en Sitges. El problema de la película es que existe la sueca, o sea, por muy buena que fuera no llegaría al nivel de la anterior. Tampoco existe el factor sorpresa que había en la otra, si la has visto claro.


Los que se acerquen sin saber nada a esta versión americana, que se basa tanto en la peli como en la novela con gran fidelidad a ambas, verán una muy buena película. El peligro de no llegar a mostrar con la misma sensibilidad la historia de amor entre los dos niños (en este caso más creciditos) en ese escenario gélido (que aquí es la América de los 80) era grande y la película saca buena nota. Lo mejor acaba siendo la relación entre ellos, con una elección y trabajo de actores magnífico. La realización, la música, el ritmo, es bueno, y resuelve bien algunas de las escenas cumbre de la historia. El único pero que le pongo es que al disponer de más presupuesto en las escenas digamos "de ataque" se muestra con demasiada ferocidad lo que en la otra versión era sugerencia.

Y he recuperado otra peli de la sección oficial que decían que era de las buenas, la coreana The housemaid. Es la historia de una chica que entra a servir en una casa de ricos y acaba encamándose con el señor de la casa. Una peli que empieza bien pero se convierte rápido en un aburrimiento, una historia de criados y señores mil veces vista, con un final que no hay por dónde cogerlo.


Buried (Enterrado), la nueva película del director español Rodrigo Cortés, se ha alzado con el Méliès d’Or a la mejor película. Cortés acudió a recoger el premio que entrega la European Fantastic Film Festival Federation (EFFFF). Nueve festivales de Cine Fantástico en toda Europa otorgan el Méliès d’Argent a la mejor película exhibida en su certamen (Buried lo ganó en el Festival de Estrasburgo), y sólo una entre todas ellas se alza con el Méliès d’Or a la mejor película del año.

El Méliès d’Or al mejor cortometraje fue para El ataque de los robots de Nebulosa -5, dirigido por Chema García Ibarra. El corto se había llevado el Méliès d’Argent en Espoo. El jurado de este año lo formaban Philipp Engel, Annick Mahnert y Carlos Pumares.

Esta tarde se premiará al gran Joe Dante. Mañana a mediodía conoceremos los premios de las secciones oficiales, crítica y público. Os informaremos adecuadamente. ¿Habrá polémica como casi siempe?


No hay comentarios: