sábado, 27 de noviembre de 2010

CHLOE

Atom Egoyan dicen que ha hecho su película más comercial, más por una parte final convencional y un poco vista que por el resto de la película. Chloe propone un atípico triángulo erótico-sentimental compuesto por un matrimonio que han perdido un poco la chispa y una prostituta de lujo. La esposa, sospechando de una infidelidad de su marido, decide contratar a la prostituta para que le tiente y descubrir si es tan fácil que su marido se vaya con cualquier jovencita de buen ver.

La película, basada en la francesa Natalie X, está rodada con frialdad, tal vez demasiada, y un distanciamiento tanto en los encuadres como en la distribución de los espacios en los que se mueven los protagonistas. La trama se sigue con más o menos interés pero llega un momento en el que no avanza más y se vuelve un poco reiterativa. Tiene algunos momentos interesantes, una reflexión diferente sobre el tema de la infidelidad y los celos, y un trío protagonista que, aunque no hacen su mejor trabajo, siempre son una garantía.

No hay comentarios: