martes, 9 de noviembre de 2010

SALIDOS DE CUENTAS

Con Resacón en Las Vegas tuvimos una agradable sorpresa, primero porque no era tan descerebrada y escatológica como la más reciente comedia americana y segundo porque resultaba francamente divertida y muy entretenida. La nueva película de su director no es tan alocada como aquella salvo en su parte final en la que parece que se desmelenan de forma un poco forzada.

Todo comienza cuando por un incidente dos tipos dispares acaban obligado a hacer un largo viaje juntos. No se soportan, les pasan las mil y una... Un poco visto, sí, no lo negaremos. El estilo de la road movie alocada no es nuevo en el cine, estamos de acuerdo. Pero la verdad es que la película funciona gracias al carisma de sus dos protagonistas y a las estrambóticas situaciones en las que se ven envueltas. Lástima que algunas escenas vayan a lo fácil y a mi juicio sobren.

Por lo demás, lo que decía, la peli da lo que promete y aunque pierde los papeles en su tercio final es un producto recomendable. No está a la altura de Resacón en Las Vegas pero no está mal.