jueves, 27 de enero de 2011

MORNING GLORY

Películas y series ambientadas en el mundo de la televisión hay muchas, casi siempre alternando la historia del día a día en la redacción con las historias personales de los protagonistas. Morning glory no sería una novedad dentro de este subgénero pero sí es una agradable comedia, más de sonrisa que de risa, que destaca especialmente por la simpatía de su reparto.

Una joven productora ve ante sí la oportunidad de su vida cuando es contratada por una cadena nacional para encargarse del programa matutino. Deberá intentar mejorar la pobre audiencia del show y no se le ocurre mejor idea que enrolar en su equipo a un veterano periodista en nómina de la cadena pero desaprovechado. La relación entre ambos, él muy reacio a convertir la información en espectáculo, ella defendiendo que tanto lo uno como lo otro es su trabajo y no deja de ser periodismo, es uno de los ejes de la película. El otro es la aventura sentimental de esta chica demasiado enganchada a su trabajo.

Más allá de las situaciones cómicas la película también reflexiona, si bien es cierto que no con demasiada energía, sobre el papel de los medios de comunicación y, esa que parece una batalla perdida, entre información y entretenimiento.

Los actores cumplen con solvencia, destacando un Harrison Ford en un papel a su medida y a una Rachel McAdams derrochando buen rollismo.

No hay comentarios: