sábado, 8 de enero de 2011

NO CONTROLES

Más allá de las películas hechas con la voluntad de llegar a todos los públicos existen ciertos títulos que solo convencerán a un público concreto. No quiero decir con esto que No controles no pueda gustar a todo el mundo, que sí puede hacerlo, pero es evidente que cierto tipo de audiencia no entrará en el juego nostálgico y juguetón que el director de Pagafantas nos propone.

No controles es una comedia de acción, definición perfecta para la historia de un chico que aspira a recuperar a su novia en Nochevieja mientras están atrapados en un hotel cerca del aeropuerto. Como si este trabajo no fuera ya complicado además tendrá que lidiar con la ayuda de un compañero del colegio, Juancarlitros, un divorciado que acaba de llegar de Punta Cana y un empleado de mantenimiento del hotel. La cosa se irá complicando poco a poco hasta límites insospechados.

Ya en Pagafantas Borja Cobeaga, el director, jugaba con muchos referentes de toda una generación a la vez que utilizaba muchas claves del humor de espacios como Vaya Semanita. En No controles va más allá con una historia más trabajada, con personajes que se hacen entrañables, con un sentido del ritmo notable (hay momentos que la peli me recuerda a El guateque de Peter Sellers) y consigue que las escenas dramáticas como las cómicas funcionen formidablemente.

Hay un auténtico robaescenas en la película, Julián López, que encarna a ese amigo plasta del prota, un auténtico fenómeno que te hace reír a cada momento. Confieso que me he reído mucho con él durante la peli. La historia de amor y la locura que organizan también me convence así que No controles me ha parecido una excelente película para pasar un muy buen rato.

No hay comentarios: