sábado, 19 de marzo de 2011

NUNCA ME ABANDONES

Muchas veces el estado de ánimo que te crea una determinada película te impide ver más allá y percibir los valores que tenga. Nunca me abandones cuenta una historia tan triste y lo hace de una manera tan fría, desangelada y desesperanzada que uno sale de verla sin saber bien si le ha gustado, le ha aburrido o le ha dejado triste pero en cierta forma indiferente.

Lo que cuenta es la historia de dos niñas y un niño que crecen en una especie de orfanato y que poco a poco van descubriendo sus sentimientos respecto a sus compañeros a la vez que se dan cuenta del propósito real de su estancia en esa institución. La sorpresa de la película da un giro importante a la relación y provoca toda una serie de reacciones en cada uno de ellos, alguna de las cuales prolongarán sus efectos durante años.

La película como decía es muy triste. A nivel visual esos cielos plomizos, ese tratamiento del color, la propia interpretación de los actores, contagia esa sensación de frialdad. La interpretación del reparto es correcta pero tampoco extraordinario. En concreto destaco, por mal, a Andrew Garfield, el nuevo Spider-Man.

4 comentarios:

Plaer dijo...

Durillo el argumento, eh? Yo empecé el libro pero me pareció tan aberrante que lo abandoné y no sé si la peli será too much.

Railindae dijo...

La película parece que esté diciendo "debes aceptar tu destino, no hay manera de cambiarlo".
Estoy totalmente de acuerdo con la crítica, la interpretación de todos los actores es más bien sosilla, pero me gusta mucho el tratamiento de color que se le ha dado para apoyar el "aire desangelado" de los personajes y lo triste de sus vidas.

Sr.Cine dijo...

Pues si el libro es como la peli es un hueso duro de roer, sí. Yo creo que la peli debería tener un poquito más de esperanza, siguiendo con lo del color, un rayo de sol en algún momento.

e. dijo...

Yo tengo el libro, en catalán por eso, así que si quieres te lo dejo.