domingo, 10 de abril de 2011

SIN LÍMITES

Lamentablemente esta película no es la excepción a esa regla no escrita que dice que cuando tienes un buen punto de partida en general no se sabe aprovechar. Todo comienza cuando escritor en pleno bloqueo creativo, sin novia, dinero ni perrito que le ladre, se reencuentra con el hermano de su ex. Este le entrega una pastillita que tiene la facultad de potenciar al máximo las conexiones cerebrales de manera que el pobre escritor se convierte en un figura de la noche a la mañana: estaba ciego y ahora puedo ver, dice, sin sospechar que la cosa tendrá efectos secundarios.

La película es simplemente entretenida. Por más que su director se esfuerce en mostrar de manera imaginativa el proceso que se desencadena ante los ojos del protagonista cuando toma la pastilla (es curioso lo que hacen unas luce brillantes) el argumento se queda en poca cosa. El resultado final de la película también está lastrado por unos secundarios de muy poca entidad, en especial el de De Niro, en otra decepcionante actuación. El directo se lo juega a una única carta: Bradley Cooper. El chico le pone voluntad, no lo hace mal, pero me parece insuficiente para sostener toda la película.

No hay comentarios: