sábado, 13 de agosto de 2011

EL HOMBRE DE AL LADO

Un suceso tan trivial como el que un vecino decida abrir una ventana frente a la casa de uno es el síntoma que desencadena la tragedia. El hombre de al lado podría parecer la típica peli de vecino acosador pero como en el buen cine de género es algo más.

Habla del esnobismo de una parte importante de la sociedad incapaz de ver desde su brillante torre de marfil la oscuridad en la que obligan a vivir a sus semejantes, habla de la imbecilidad de aquellos que se creen con la verdad absoluta, de lo fácil que es mentir cuando se está acostumbrado a ella, de mantener las apariencias aunque por dentro todo esté mal.

A pesar de que pinta para mi gusto con un trazo demasiado grueso al vecino arquitecto, de que tiene algún momento un poco forzado de cine a lo independiente, la película merece la pena verse.

No hay comentarios: