domingo, 7 de agosto de 2011

EL ORIGEN DE EL PLANETA DE LOS SIMIOS

Hubo un tiempo en el que el cine fantástico era algo más que un mero entretenimiento. Más allá de su envoltorio para pasar el rato el cine y la literatura encontraron en la fantasía y la ciencia ficción una oportunidad perfecta para, hablando de mundos lejanos, referirse a su realidad más cercana.

En su día El planeta de los simios se convirtió en algo más que una película donde unos monos muy inteligentes esclavizaban a la raza humana. Muchos años después el discurso de la película continúa muy vigente porque los problemas de aquellos años no están tan lejos de los que tenemos en la actualidad.

Una película como El origen de el planeta de los simios se apunta a esa dicotomía tan veraniega que enfrenta el entretenimiento con el intelecto. Mientras algunos títulos de este verano pobre en cuanto a estrenos se decantan por el espectáculo más bobo es de aplaudir que en este, y otros casos, no se descarte dar algo más al público que dos horas de diversión.

La película sorprende pues por ofrecer un entretenimiento formidable a la vez que nos presenta a un simio protagonista con el que es difícil no empatizar. Jugando con diversos géneros, desde el carcelario hasta el de aventuras, la película mantiene el interés durante todo su metraje y dejará para el recuerdo algunos movimientos de cámara realmente espectaculares que siguen el movimiento de los monos. Tampoco olvidaremos fácilmente ese personaje central, César, el líder de la revuelta, un Espartaco mono al que por obra y gracia de los efectos especiales y de Andy Serkis se le ha dotado de una vida y una expresividad sorprendentes.

2 comentarios:

Ramón Rey dijo...

Entretenimiento formidable pero se cargan toda la continuidad de la saga original para hacer un reboot de una franquicia que era scifi de serie B básicamente y ahora se transforma en simple blockbuster de estudio

ramoncansino dijo...

pero es entretenimiento formidable no? ramon no vayas tan de estirado y critico gafapasta