domingo, 14 de agosto de 2011

LA BODA DE MI MEJOR AMIGA

Si hay algo que me molesta especialmente es esa tendencia general entre la crítica más papanatas para encumbrar a medianías quién sabe por qué extraños motivos. Uno de ellos es el llamado renovador de la comedia americana, Judd Apatow, productor de esta película que ahora se estrena y según muchos plumillas artífice de una de las comedias más brillantes de los últimos años. He visto críticas tan buenas de esta peli, ¡algunas incluso dándole cinco estrellas!, que me he animado a darle un vistazo.

Seamos honestos. No es la peor película del mundo, de hecho está bien, si le quitamos algún momento escatológico que directamente sobra y le acortamos un poco su duración, pero ni mucho menos me parece una obra maestra. Más aún, no veo la renovación ni la trasgresión que dicen que promete los productos Apatow por ningún lado. Su desarrollo es tan convencional como cualquier peli Disney.

Se ha comparado con Resacón en Las Vegas de forma injusta pues, salvo alguna mínima coincidencia, poco tiene que ver. Es más la historia de una chica que ve como su mejor amiga se casa y esto desencadena un terremoto en su vida que le hace plantearse hacia dónde va.

Si la película funciona es gracias a su protagonista, Kristen Wiig, capaz de mantener la dignidad de su personaje más allá de los típicos, algún chiste forzado, y las mil y una perrerías en las que le meten los guionistas. También es de agradecer la presencia de Chris O'Dowd, uno de los integrantes de la serie Los informáticos.

El resultado final, en suma, es mucho mejor de lo esperado, y poco tiene que ver con su lamentable tráiler que no tiene casi nada que ver con el tono de la película.

No hay comentarios: