lunes, 26 de diciembre de 2011

EL TOPO

Podemos estar contentos. Déjame entrar no fue un espejismo. Su director se confirma como un gran realizador con El topo, modélica e intrigante adaptación de un best seller de John Le Carré. La película destaca por encima de todo por la puesta en escena de Alfredson, por la manera de contar una historia de espionaje que va adelante y atrás en el tiempo continuamente.

El día en que la inteligencia británica descubre que hay un topo o un agente doble en su organización George Smiley se pone manos a la obra para tirar de los hilos de la investigación y descubrir al culpable. A través de entrevistas y pesquisas el protagonista tratará de desentrañar una red de mentiras que obliga a que el espectador esté muy pero que muy atento.



Y es que El topo no es Misión imposible, ya lo sabíamos. No busquemos acción trepidante y la clásica historia de buenos y malos. En esta película nada está tan claro como parece y no es tan fácil etiquetar el comportamiento de los personajes. Exige del espectador una atención constante, porque en cualquier momento uno puede perderse. Personalmente me metí por completo en la historia desde el primer minuto y me mantuvo intrigado durante sus dos horas diez. Resulta admirable como la película administra la información y cómo el reparto en general y Oldman en particular hacen de la economía de gestos un triunfo. Hay más de un momento en la película que sorprende por su sencillez y al mismo tiempo por su efectividad, un poco como sucedía en Déjame Entrar. Un desenlace perfecto es el colofón magnífico de una gran película.

4 comentarios:

S_Marc dijo...

Coincido completamente con la crítica. Me parece a su vez digna de mención el score de la banda sonora a cargo de nuestro Alberto Iglesias que me parece un compositor de mucha altura.

Sr.Cine dijo...

Sí señor, la música está muy bien y muy bien utilizada.

Euroinversor dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Euroinversor dijo...

Me siento fatal, pero yo me dormí en la película, como me dormí, no me enteré de muchas cosas, cuando me desperté mucha gente se salía y pensaba que había terminado, pero no, aun continuaba, luego claro, lees a la crítica y te hacen sentir cumpable porque si no te gusta o te emociona, o te metes, o te intriga, o la admiras como cinéfico, eres un analfabeto visual...habrá que darle otra oportunidad, o ver otra versión o leerse el libro y así pasar página...me gustán los planos tan cuidados que tiene y las voces inglesas son para disfrutarlas como Leasening...