sábado, 10 de diciembre de 2011

IN TIME

Desde que Andrew Niccol estrenara Gattaca los aficionados al cine fantástico con un toque de qualité esperan sus películas con ansia.
Por fin Niccol ha vuelto a la ciencia-ficción con una historia que combina de forma más que correcta el cine de acción con la reflexión. Porque In time, como el gran cine fantástico, nos habla de un futuro cercano pero lo hace mostrando problemas muy presentes en nuestra sociedad.

El mundo de In time, más allá de su envoltorio futurista, nos habla de una sociedad donde el tiempo es dinero, más o menos como ocurre hoy en día. Habla también de desigualdades sociales y de lo que conlleva nacer en uno u otra zona horaria, más o menos lo que pasa si uno nace en lo que llamamos primer mundo o en otra zona de la Tierra.



La película resulta muy entretenida de principio a fin y, como decíamos, tiene ese puntito de reflexión que la hace más atractiva. Desde un principio se nos plantea la premisa de la película, se nos sitúa en ese mundo donde a los 25 uno deja de envejecer y debe seguir viviendo consiguiendo tiempo bien trabajando, pidiendo préstamos o incluso robando. También te pueden regalar ese preciado tiempo. Eso es lo que le ocurre al prota, un tipo corriente que se ve metido en un embrollo casi por casualidad.

En cuanto al reparto, Justin Timberlake cumple perfectamente con su cometido. No me funciona tan bien el papel y la interpretación de Amanda Seyfried. Como siempre, Cillian Murphy deja una buena muestra de su talento.

El único pero que le pongo a la película es que tiene algún bajón de ritmo, algún aspecto de la historia está poco desarrollado, y el final es un poco atropellado. Por lo demás es un muy buen entretenimiento con un trasfondo muy actual.

3 comentarios:

Lanas75 dijo...

Mi mujer dice que es Bonnie and Clyde actualizada...

Sr.Cine dijo...

Pues un poco sí, muuuy actualizada.

Lanas75 dijo...

Cierto y con marcadas diferencias(spoiler)como que ellos no van precisamente en plan Robin Hood o que al final mueren pero aunque en mi casa siempre tengo la ultima palabra que suele ser "si, mi amor" o "por supuesto cariño" no quise entrar en debate, usted ya me entiede.