domingo, 18 de diciembre de 2011

MISIÓN IMPOSIBLE PROTOCOLO FANTASMA

Si el punto más alto de las aventuras cinematográficas de Ethan Hunt y compañía es para mi la primera película y el más bajo la segunda esta nueva entrega se situaría en última posición. Y no es porque sea una mala película, no deja de ser un espectáculo más que correcto y entretenido, sino porque tiene muy poca brillantez.

Abrams en la tercera parte tampoco nos brindó una obra maestra, estaremos de acuerdo, pero al menos había algún que otro elemento destacable en su propuesta. Esta entrega, dirigida por Brad Bird al servicio de un omnipresente Tom Cruise, contiene escenas de acción bien filmadas, resultonas, vistosas, una dosis justa de humor, obra y gracia del personaje de Simon Pegg, y un desfile de localizaciones en la línea Bond.

Pero la historia se enrevesa mucho, con demasiadas operaciones ininteligibles, los personajes no tienen demasiado carisma, tanto nos da lo que pase. No hay emoción en la película, por más que intenten mostrar en algún momento el lado más personal de los agentes. La propuesta acaba derivando en persecuciones que no interesan demasiado y que acaban cansando un poco.

No hay comentarios: