sábado, 21 de enero de 2012

LOS DESCENDIENTES

El cine del director Alexander Payne suele ofrecer una mezcla de géneros que a mi no me suele convencer siempre. Esta semana estrena Los descendientes, película que ha recibido una gran acogida por parte de la crítica y un buen número de premios importantes que la hacen partir como favorita de cara al Oscar.

La película nos cuenta la historia de un hombre que se encuentra en una encrucijada, sin saber cómo reaccionar ante el coma en el que se encuentra su mujer, en su relación con sus dos hijas y en un negocio en el que se ve con una familia con la que pocas veces coincide. Hawai es el idílico escenario en el que se desarrolla la historia, lugar que, como dice el protagonista, aunque sea un paraíso la gente también sufre, como en todos lados.


A un servidor la peli le gusta pero no le entusiasma, esa mezcla de géneros de la película no me acaba de gustar, me cuesta identificarme con los personajes o emocionarme con su historia, más allá de la parte final muy bien resuelta y con una economía de medios admirable. La economía de medios es una de las bazas de la película, tanto en el guión, repleto de escenas cotidianas de la vida de este hombre sin respuestas, como en la interpretación de Clooney, un poco a lo Up in the air. Lo mejor de la película, a mi juicio, son sus actores, no solo Clooney sino también las hijas o las escenas de Robert Forster, y algunas escenas especialmente destacables.

No hay comentarios: