viernes, 24 de febrero de 2012

YOUNG ADULT

Los habituales de mis comentarios ya sabéis qué pesado soy a la hora de cargarme a directores encumbrados por la crítica no se sabe bien por qué. Hoy le toca el turno a Jason Reitman, aplaudido por Juno, primera colaboración con Diablo Cody (no olvidemos que también firmó aquel horror con Megan Fox), y por Up in the air. Se que son películas que en general gustaron mucho pero a mi me parecen bastante sobrevaloradas.
Young adult me parece la peor de las tres con diferencia, podría decirse que es como Shame, salvando las distancias por supuesto, pero hecha por un aficionado. Al igual que la película de McQueen, la protagonista de Young adult es aparentemente una triunfadora que sin embargo tiene una vida vacía, una peligrosa adicción a la comida basura y a la coca-cola y vive anclada en el pasado hasta el punto de volver a su pueblo a recuperar a su primer amor. 


La película, que no sabe si quiere ser comedia o drama y que no funciona ni como lo uno ni como lo otro, carece de interés más allá de su planteamiento. Me cansa el personaje de Charlize Theron pero no porque es antipático sino porque me parece muy tópico. Este tipo de personajes los hemos visto trescientas veces en cine y Tv y sabemos cómo van a reaccionar en cada plano.

El guión parece obra de aficionados. No me creo a los personajes, no me creo algunas situaciones que se dan en la trama, en especial una que si no viniera firmada por el tándem Cody/Reitman sería objeto de escarnio inmediato. Si no fuera suficiente con el desarrollo de la película esta acaba con un final completamente insatisfactorio y tramposo.

Lo único que vale algo la pena es el trabajo de Charlize Theron. Sin embargo veo a la actriz demasiado metida en el típico rol de guapa que debe afearse para ser creíble como actriz. De nuevo la comparación con Michael Fassbender me parece oportuna. El actor hace de la sobriedad una virtud y con una mirada transmite más que la Theron en toda la película.

1 comentario:

e. dijo...

A mi Juno sí me gustó mucho!