domingo, 22 de abril de 2012

LA PESCA DE SALMÓN EN YEMEN

¿Qué se puede decir de una película como esta? Sí, es mona. Sí, es agradable de ver. Sí, McGregor y Blunt están bien. Pero ¿no deberíamos exigirle algo más? ¿Un poquito de emoción? ¿De genio?

Haciendo una comparación fácil queda claro que Lasse Hallström no ha hecho como los salmones y se ha limitado a nadar a favor de la corriente sin arriesgar demasiado ni poner toda la carne en el asador. La historia de la obsesión de un jeque por poder llevar su afición por la pesca hasta el Yemen y el interés del gobierno por vender ante la opinión pública las buenas relaciones entre los países daba para más, mucho más. Pero Hallström no carga las tintas nunca, no hace demasiada sangre de las triquiñuelas políticas. Tampoco se preocupa demasiado por el hecho de que alguien se gaste millones en una cosa tan tonta mientras la gente se muere de hambre.


Pero es que tampoco la historia de amor funciona demasiado bien. No me emociona en absoluto, no me llega y me parecen muy simples y burdos los escollos dramáticos que el guión va colocando ante los personajes.


1 comentario:

Kenny Hurr dijo...

Es que solo el tráiler ya tira patrás que no vea. Y el argumento, como bien dice, absurdo y poco interesante.
Saludos