sábado, 19 de mayo de 2012

PROFESOR LAZHAR


En esta época de recortes en la que la educación también está sufriendo el a menudo injusto tijeretazo una película como Profesor Lazhar nos recuerda lo importante de educar a nuestros niños y la relevancia que los buenos profesores tienen en nuestra vida. El recuerdo de esos profesores de cine está ahí, esos maestros capaces de inspirar a sus alumnos o interesados en los alumnos más allá del apartado puramente educativo, del programa de estudios. 

Profesor Lazhar es una bonita película, la historia de una clase que debe superar el dolor que provoca un hecho trágico y la historia de un maestro que también debe aprender a superar su propio dolor. Lazhar es un argelino que se ve obligado a buscar refugio en Canadá y allí aprovecha una oportunidad para colocarse al frente de una clase de niños que son una buena muestra de la multiculturalidad de Québec. Sus métodos son un poco anticuados pero el profesor se mete rápidamente a la clase en el bolsillo y convence asus compañeros de profesión. 

La película va poco a poco mostrando como los niños afrontan de diferente forma el dolor y tiene dos o tres escenas muy conmovedoras y desprovistas de todo artificio. Tal vez la mayor virtud de la peli es su sencillez y su sensación de realidad, te crees a los niños, te crees a ese profesor gracias al sutil trabajo del protagonista. Es una de esas pelis que te hacen reír en algún momento, emocionarte en otros y pensar al salir de verla. Y acaba con una escena perfecta. ¿Qué más podemos pedir? Una pequeña película muy recomendable.

No hay comentarios: