viernes, 11 de mayo de 2012

SOMBRAS TENEBROSAS


Tim Burton y Johnny Depp forman una de las parejas de cine más fieles de los últimos tiempos. Conscientes de que comparten una especial manera de ver la vida y el cine cada vez lo tienen más complicado para ofrecer a su público, igualmente fiel, algo que sea lo mismo de siempre pero un poquito diferente.



En este caso se han fijado en una serie de TV que tiene todos los ingredientes que suelen formar parte de los platos que este tándem nos cocina. Encontraremos los ambientes góticos, las historias de fantasmas, brujas y otros bichos raros, un peculiar sentido del humor y el amor romántico en el sentido más clásico del término. Como si de un Eduardo Manostijeras se tratara el personaje de Depp es un desubicado en un mundo que no comprende y que solo puede fiarse de su instinto y su sentimiento. De esta forma, y con el honor familiar ante todo, Barnabas Collins se promete devolver el esplendor perdido a su familia a la vez que se reencuentra con su verdadero amor. Por supuesto no faltará alguien encargado de aguarle la fiesta, en este caso una excelente Eva Green que compone una de las brujas más fascinantes y bellas que uno ha visto. Su escena de amor con Depp es de antología.

La película me parece de las más inspiradas de Burton, el director se muestra en plena forma a la hora de poner en imágenes la historia, con planos elegantes y elaborados, y también a la hora de manejar los elementos más fantásticos con las situaciones humorísticas que se derivan del choque cultural entre Barnabas y la gente de los años 70 y de llevar con buen pulso el trabajo del reparto. A pesar de que la película posee un encanto especial el guión desfallece un poco y llega un momento en que uno tiene la sensación de que pierde el rumbo. Aunque no dura mucho se hace un poco larga.

Con todo, creo que los elementos positivos de Sombras Tenebrosas se acaban imponiendo a los negativos.

No hay comentarios: