viernes, 29 de junio de 2012

EL ENIGMA DEL CUERVO



El cine acude habitualmente a personajes históricos para colocarles en situaciones inventadas que bien podrían haber protagonizado. En este caso es Edgar Allan Poe quien se convierte en protagonista de una trama que toma como excusa los últimos años de su vida, de los que se sabe poco, y le hace colaborar con la policía para atrapar a un asesino que se inspira en sus obras.

Nada nuevo, más allá de utilizar a ese protagonista. Nos suena el argumento y nos suena más hasta aburrirnos el desarrollo de la historia. El protagonista torturado, sin blanca y que no quiere seguir escribiendo del modo que le ha hecho famoso, la atmósfera tenebrosa más propia del Londres victoriano que de Baltimore, donde se desarrolla la trama, cierta truculencia en los crímenes... A un servidor le cansaron todos estos detalles a la media hora. A partir de ahí la peli se me hace muy cansina y lo que menos acaba importando es quién es el asesino. No ayuda tampoco a la monotonía de la película unos protagonistas sin gancho y un John Cusack bastante poco inspirado y bastante forzado.

1 comentario:

sover5 dijo...

a mi me a parecido correcta,ya que la idea puede no ser nueva,pero engancha muy bien la ficción de los relatos de Edgar con momentos sacados de su vida,creo que han tratado muy bien al personaje,no es perfecta,pero si entretenida y la verdad no buscaba mas que eso y ver sus relatos transformados en película de detectives,ya que para los que no lo sepan el aparte de ser el padre del terror,es el que invento el genero detectivesco,
no es un peliculón pero consigue que recordemos a Poe y queramos volver a leer mas de el.mi humilde opinión un saludo Sr.cine