lunes, 9 de julio de 2012

LA DELICADEZA


Ejemplos recientes como Intocable o Profesor Lazhar demuestran como es posible poner humor en el drama y de hacerlo con notables resultados sin caer en los excesos en los que suele incurrir el cine español cuando afronta estos experimentos. 
La Delicadeza parte de un original literario que el propio escritor y su hermano han llevado al cine. La película es una película sobre la pérdida de un ser querido pero también sobre segundas oportunidades y de cómo el amor o el afecto están donde menos esperamos.

Todo comienza con un encuentro casual en un café. Una pareja se conoce empieza una relación hasta que un hecho trágico les sacude. A partir de ahí la película muestra el duelo de uno de los protagonistas y sus esfuerzos por rehacer su vida. Otra causalidad le llevará a conocer mejor a uno de sus compañeros de trabajo, curiosamente la clase de persona educada y delicada en la que nadie se fija.

Hábil mezcla de drama, comedia, historia de amor la película se beneficia de una escritura precisa, de unos personajes convincentes si entramos en el juego que propone. Evidentemente en la vida real no nos encontramos demasiadas chicas como Audrey Taotou dispuestas a empezar esa curiosa relación con su subordinado. Me atrevería a decir que también es difícil encontrar a gente tan buena como el protagonista. Dejando de lado estas convenciones, este juego que casi siempre es el cine, el espectador disfrutará, se dejará llevar por la historia y casi se hará imposible que no se enamore también del personaje de la Taotou.

Una película muy recomendable, de esas que fácilmente gustarán a todo tipo de público, algo que parece fácil pero que hoy en día es difícil encontrarlo con un mínimo de calidad.

No hay comentarios: