viernes, 10 de agosto de 2012

Ha muerto Carlo Rambaldi

El genial creador de criaturas para películas como Alien y ET, el italiano Carlo Rambaldi, tres veces ganador del Oscar a los efectos especiales, murió este viernes a la edad de 86 años. El artista falleció en el hospital de Lamezia Terme, en la región italiana de Calabria, donde residió durante diez años. El Consejero Regional de Cultura, Mario Caligiuri, quien anunció su muerte, dijo que "con Rambaldi desaparece uno de los genios del cine mundial". 

Nacido el 15 de septiembre 1925 a Vigarano Mainarda, cerca de Ferrara, en el noreste de Italia, Carlo Rambaldi había recibido tres veces el prestigioso galardón de Hollywood a los efectos especiales de King Kong, Alien y ET. Rambaldi comenzó su carrera en el mundo del cine en 1956 realizando un dragón de 16 metros de largo para la película Sigfrido de Giacomo Gentilomo. Rambaldi trabajó para famosos directores italianos como Mario Monicelli o Marco Ferreri (La Gran Comilona), Pier Paolo Pasolini y Dario Argento (Profundo Rojo, 1975). 


Su encuentro con Hollywood le permitió perfeccionar su capacidad de diseño de efectos especiales utilizando la mecatrónica, la combinación de electrónica y mecánica. Para el King Kong de John Guillermin (1976), diseñó un mono gigante de 12 metros de altura y un enorme brazo mecánico para las tomas de cerca de la actriz protagonista Jessica Lange. 
En 1979 contribuye a la creación del monstruoso Alien, de Ridley Scott. Pero es en 1982, cuando Rambaldi se imagina a su obra maestra, con la creación de ET, el protagonista de la película de Steven Spielberg que conmovió el mundo entero. Rambaldi trabajó también en otras conocidas películas como Encuentros en la tercera fase (1977, Steven Spielberg) y Dune de David Lynch en 1984. 

Rambaldi era considerado un artesano del cine. Era escéptico frente a la actual tecnología digital. Según dijo alguna vez, lo digital cuesta unas ocho veces más que lo mecánico. En cuanto a su trabajo más famoso, ET, afirmó alguna vez que de haberse hecho con computadora, se habría necesitado mucho más tiempo y más personal.