sábado, 29 de septiembre de 2012

BLANCANIEVES



Pablo Berger se arriesga mucho con su nuevo trabajo porque inevitablemente se comparará con The Artist aunque la española se lleva gestando diez años. No escaparé a las comparaciones, aunque se diga que son odiosas. Me emociona más la francesa, conecto más con ella, porque Blancanieves, aun siendo una película excelente tiene algo que me tira un poco para atrás.

Berger toma la decisión de ambientar este cuento, visto mil veces, en un escenario inesperado, la España de los años 20, concretamente Andalucía. El mundo del toreo es el ambiente en el que se desarrolla la historia de esta niña, la madrastra, los enanitos. Ese aspecto es el que un servidor no acaba de aceptar. Entiendo que es algo imposible de obviar en aquella España, comprendo la plástica que Berger extrae de la lidia, pero a mi me tira un poco para atrás.

Cuando la historia se va al cuento gótico me interesa mucho más, igual que clo bien que plasma la España de esa época. Afortunadamente la película está tan bien hecha, cada plano parece hecho por un orfebre, la música es tan buena y, lo más importante,  la historia conmueve en más de un momento. Todo eso hace que la experiencia, porque es eso, descubrir el cine más esencial, sea más que gratificante.

Aplaudo el reparto que Berger ha reunido, fantásticas las dos protagonistas pero quien está realmente excepcional es Maribel Verdú, una madrastra en plan Carmen Lomana que deja en ridículo a las vistas últimamente.


2 comentarios:

ANRAFERA dijo...

Por lo que he leído se trata de una buena película. Gracias por tu exposición y enhorabuena por el blog, acabo de votarte en Bitácoras, voto bien merecido por tu estupendo trabajo. Saludos y por aquí estaremos...siempre que se pueda.
Ramón

Sr.Cine dijo...

Gracias Ramón, se agradece el comentario y el voto, jeje.