lunes, 1 de octubre de 2012

SALVAJES



Hubo un tiempo en el que Oliver Stone no solo hacía buenas películas, también firmaba buenos guiones. No se bien qué le ha ocurrido pero viendo Salvajes uno podría pensar que está dirigida por un realizador del montón. Parece ser que Stone se limita a introducir el blanco y negro o algún juego de montaje como para demostrar que sigue estando ahí, que la peli realmente la dirige él.

Lo malo de la película no es que esté mala rodada. De hecho no lo está, es más que correcta. El problema es la historia, que deja de interesar a la media hora y se convierte en un relato aburrido, los personajes, que son bastante lamentables, y los actores. Los protagonistas son bastante penosos pero los actores consagrados que aparecen tampoco lo hacen mucho mejor. Tampoco les ayudan sus personajes, la verdad.

Para colmo de males la película cuenta con una voz en off irritante y casi innecesaria pero lo más indignante de todo llega al final con una pirueta de guión que haría sonrojar a cualquier debutante.


No hay comentarios: