lunes, 8 de octubre de 2012

SITGES 2012: Día 5 (2). Mátalos suavemente


Si ayer vimos a un abuelete que recuperaba un poco de vida gracias a un robot hoy hemos visto en Robo-G una historia parecida aunque en tono de comedia. El protagonista es un viejete al que su familia tiene un poco abandonado y que se encuentra un poco aburrido. En su camino se cruzan tres frikis a los que su empresa ha puesto a diseñar un robot cuando no tienen ni idea de cómo hacerlo. Cuando su prototipo queda inutilizado se plantean contratar a alguien para que se meta dentro del robot y así dar el pego. Ahí es donde el abuelo encontrará su razón para seguir adelante.

La película es divertida, se ve con simpatía desde el primer minuto y los personajes son entrañables. Tal vez la historia esté un poco alargada pero en general es una película recomendable y ha hecho reír al público de Sitges.

Esta tarde hemos visto una nueva muestra de cine indie americano que ofrece una historia de amor y de recuerdos protagonizada por personajes que no saben bien cómo encajar en el mundo. Safety not guaranteed se llevó premio al mejor guión en Sundance y tiene un elemento fantástico que se codea con otros géneros.

Es la historia de tres periodistas que investigan a un sujeto que ha puesto un anuncio en el periódico solicitando un compañero para que le acompañe en un viaje en el tiempo. Las armas las pone el candidato y la seguridad no está garantizada. La película se deja ver, se desarrolla según una fórmula tradicional, con unos protagonistas raritos que poco a poco se van rencontrando, y habla de otras cosas más allá de las convenciones del fantástico. Todos los personajes se encuentran un poco perdidos en el mundo y cada uno acaba buscando su ubicación. Mark Duplass (El amigo de mi hermana) y Jake Johnson (New Girl) son los rostros más conocidos de un buen reparto.


Tras dos pelis más o menos festivas Sitges se ha ido al cine más negro y más clásico, por no decir rutinario. Headshot no es mala, está bien, pero a mi me acaba cansando ver algo que me suena a mil películas y que tiene poquito de original. No solo con buen oficio se hace una buena película.
Cuenta cómo un policía que no acepta que le sobornen acaba integrándose en un grupo de sicarios que quiere tomarse la justicia por su mano. Por supuesto las cosas se acabarán complicando mucho.

No hay comentarios: