martes, 9 de octubre de 2012

SITGES 2012: Día 6 (2). Salvajes


Hemos llegado al ecuador del festival y, salvo que me haya perdido alguna obra maestra, la selección hasta la fecha deja mucho que desear.


Esta tarde un señor llamado Makinov nos ha ofrecido su remake del clásico de Chicho Ibáñez Serrador (sí, el de Un, dos, tres) ¿Quién puede matar a un niño? Juego de niños es, como el original, terror en estado puro, la maldad más desconcertante, la que llevan a cabo los más inocentes. Una pareja llega a un paraje idílico pero se dan cuenta que pasa algo raro cuando no ven a un solo adulto por las calles.
La película es contundente, está bien llevada, no aporta demasiadas cosas al original, pero en conjunto es más que correcta.

Otra cosa es esa bonita afición que tiene parte del público de Sitges de aplaudir la violencia incluso en las películas más serias. Aquí se han escuchado aplausos cuando algún niño ha salido malparado. Lo que nos faltaba por ver.


Para redondear la jornada y, aunque la presentadora ha dicho que era la peli británica del año, hemos sufrido una suerte de homenaje al cine de terror más casposo, Berberian sound studio, a través de la experiencia de un técnico de sonido que viaja a Italia para sonorizar una peli de horror. Digo que hemos sufrido porque al principio hace gracia pero rápidamente se convierte en una sucesión de imágenes de tipos pulsando botones. Llega un momento en que la inexistente historia se trastoca y entonces sí que ya no sabes dónde estás. Váyase a su pueblo señor director.

Dario Argento, con su particular visión de Drácula en 3D, llegará esta noche. El productor de la película, Enrique Cerezo, será reconocido con el premio María Honorífica por su trayectoria dentro del cine español (La buena estrella, El perro del hortelano, Otros días vendrán y un larguísimo etcétera).

No hay comentarios: