miércoles, 10 de octubre de 2012

SITGES 2012: Día 7. The devil inside


Algunos directores deberían explicar por qué hacen películas. Entiendo que alguien que ha crecido con las pelis de Spielberg y otros directores sienta que debe hacer algo que interese al público o que le entretenga o que le haga pensar. Pero se me escapa cómo alguien decide hacer algunas películas como las que estamos viendo aquí, por ejemplo Antiviral.

El hijo de David Cronenberg parece querer seguir los pasos de los primeros trabajos de su padre y se propone mostrarnos una sociedad enferma que no duda en pagar lo que sea por contraer los virus que han padecido los famosos o conseguirlos en el mercado negro. Bueno, hasta aquí bien, pero ya sabemos que la sociedad en la que vivimos es mala y tal, no hace falta que toda la peli sea la historia de un tipo enfermo. No le veo gracia alguna y el interés se pierde muy pronto.


La siguiente película que hemos visto seguro que no es para muchos la obra de culto que sería Antiviral, ejem ejem. The tall man es una vuelta de tuerca sobre el mito del hombre del saco, ese extraño ser que va secuestrando niños no se sabe por qué motivo. Jessica Biel es la protagonista de una peli correcta del director de Martyrs que tiene una interesante lectura y una puesta en escena efectiva. No es una gran peli pero no ofende como otras.


La tercera peli de la mañana ha gustado mucho: Grabbers. Es una simpática historia sobre unos bichos que atacan una pequeña isla de Irlanda y los esfuerzos de los pintorescos lugareños por defenderse. Tiene ese aire agradable de las pelis costumbristas, personajes entrañables, y la acción de las pelis de bichos. El público la ha acogido con risas y aplausos.

Por último, esta tarde ha llegado a Sitges la nueva peli del director de Rubber: Wrong. Todo comienza con un tipo que pierde a su perro. A partir de ahí se suceden todo tipo de situaciones absurdas que a un servidor le han hecho poca gracia. El público de Sitges parece haberse divertido con ella.


No hay comentarios: