martes, 4 de diciembre de 2012

EL CAPITAL



Como sospechaba mientras uno va viendo El Capital se va poco a poco poniendo de mala leche hasta acabar completamente indignado. Y no porque Costa Gavras nos cuente algo extraordinario, más o menos todo lo suponemos, lo intuimos, sino porque que nos muestren tan claramente la verdad duele.

El Capital muestra a partir de la figura de un directivo bancario obsesionado con el dinero las prácticas de las entidades financieras que nos han llevado a donde estamos en convivencia con el poder político. La película muestra ese mundo paralelo de lujo y sueldos millonarios en oposición con el mundo real. 

Personalmente echo en falta que ese personaje se tope más veces con la realidad, solo lo hace durante una comida familiar un tanto forzada. El desarrollo de la trama aún sin perder interés se estanca un poco en su parte central y esa frialdad que utiliza para retratar al protagonista y sus colegas deja fuera el lado humano de la historia, que también habría tenido su interés.

La película queda como una especie de documental de ficción que podría dar más de sí pero que tiene un trasfondo muy actual y lamentablemente certero.



No hay comentarios: